FAMILIAS

A lo largo de su ciclo vital, las familias atraviesan por diferentes problemáticas y dificultades que deben ser resueltas para garantizar el bienestar de sus miembros. La convivencia trae consigo roces, malos entendidos y conflictos que en ocasiones las familias no saben gestionar.
  • Acompañamiento en el desahogo emocional.
  • Ayuda en la mejora de recursos para saber cómo hacer frente a los problemas presentes y futuros.
  • Pautas de organización y administración doméstica.
  • Acceso a herramientas para ayudar a comprender los conflictos familiares y a desarrollar habilidades para abordar sus diferencias.
  • Asesoramiento en cuanto a recursos y ayudas sociales a disposición de la familia.

MEDIACIÓN FAMILIAR

La Mediación se entiende como un “método alternativo de resolución de conflictos” diferente a la tradicional vía judicial. La mediación familiar es un proceso voluntario y confidencial en el que la persona mediadora se dispone para ayudar a las partes en conflicto, de tal forma, que éstas puedan decidir sobre el acuerdo que entiendan más equitativo para su situación. La decisión final siempre será tomada por las partes, no por la persona mediadora.

Tipos de conflictos a tratar:

  • Ruptura de pareja: facilita la búsqueda de acuerdos en relación a la separación.
  • Guarda y custodia de los menores, comunicación y visita de los menores, pensión de alimentos y/o compensatoria.
  • Problemas de comunicación y convivencia entre los miembros de la familia.
  • Conflictos en el grupo familiar extenso, aborda las dificultades originadas por el cuidado de familiares mayores o con discapacidad, disputas entre hermanos (herencias).
  • Dificultades en las relaciones intrafamiliares (adolescentes-padres, abuelos-nietos).